Menu 

Bariloche

 

San Carlos de Bariloche está ubicada en la margen sudeste del Lago Nahuel Huapi, en la Provincia de Río Negro, por su importante población, infraestructura e instalaciones se la denomina: la “Capital de los Lagos de Sur”.

 

Se dice que en este centro turístico reconocido mundialmente comienza el deslumbrante mundo de la Patagonia.

 

Enclavada en el corazón del Parque Nacional Nahuel Huapi, Bariloche goza de una diversidad de paisajes única que le permiten al visitante activo realizar las más variada gama de actividades: rafting, kayak, trekking, escalada en roca y en hielo, cabalgatas, buceo, mountain bike, pesca, windsurf, etc.

 

En la temporada invernal abre sus puertas el Cerro Catedral, uno de los más importantes Centros de Esquí de Sudamérica. Posee una amplia capacidad hotelera que va desde establecimientos cinco estrellas, como el famoso Hotel Llao Llao, hasta hosterías y bungalows de diversas características. Y a la hora de comer ahumados de: trucha, ciervo y jabalí, fondue, hongos de la zona, frutas finas, chocolates, dulces regionales, exquisitos helados y una sabrosísima cocina internacional. Excelentes artesanos ofrecen piezas en madera, cerámica, tejidos, metales, velas, etc.

 

San Carlos de Bariloche cuenta con un moderno Aeropuerto Internacional a sólo 13 kilómetros del centro. Desde aquí se operan vuelos a las principales ciudades del país convirtiéndola en el centro de distribución más importante de la Patagonia. Los accesos terrestres son por importantes rutas nacionales.

 

 

Parque Nacional Nahuel Huapi

 

El Parque Nacional Nahuel Huapi está situado en la región cordillerana de las provincias de Neuquén y Río Negro.  Abarca una superficie de 710.000 hectáreas. Creado en 1934, tiene su origen en la donación de tres leguas cuadradas que hiciera el perito Francisco P. Moreno en 1903, tierras que formaron el núcleo Principal del Parque Nacional.

 

Es característica de la zona la presencia de lagos y ríos caudalosos alimentados por lluvias y derretimientos de nieve y glaciares. La cuenca más importante es la del Lago Nahuel Huapi, que le da su nombre al Parque Nacional. Este lago es drenado por el Río Limay que al encontrarse con el Río Neuquén forman el Río Negro y desemboca en el Océano Atlántico.

 

El río más importante del Parque es el Río Manso. Nace en el Cerro Tronador (3554 m.s.n.m.) y
tras recorrer cerca de 150 km. en territorio argentino -atravesando los lagos Mascardi, Moscos, Hess y Steffen- cruza la Cordillera de los Andes. Unos 30 km. después, como afluente del Río Puelo, llega al Seno de Reloncaví, en el Océano Pacífico.  Presenta saltos y rápidos, muy atractivos para la práctica de deportes en aguas blancas.

 

El clima del Parque es templado y frío con marcada estacionalidad. Los veranos son secos con temperaturas medias entre 14° y 16°C y máximas de 30°C en el mes de enero. Los inviernos son húmedos y con frecuentes nevadas y la temperatura alcanza una media de 2 a 4°C y una mínima de – 15°C en julio.

 

La característica dominante del clima patagónico es el viento. El anticiclón del Pacífico determina que durante todo el año la Patagonia reciba los vientos del oeste. La circulación atmosférica se enfrenta, en el límite con Chile, con la gran barrera de los Andes y es obligada a ascender. Este ascenso provoca el enfriamiento del aire, la condensación de la humedad y la formación de nubes y las lluvias consecuentes. De esta manera el agua contenida en la atmósfera es descargada en gran parte en las montañas y valles cordilleranos, una zona boscosa por excelencia, haciendo que los vientos continúen secos hacia el este, en la denominada estepa patagónica. Esto determina una gran diferencia de precipitaciones, ya que en 100 km. de distancia de oeste a este varía de 4.000 mm por año en cerro Tronador a 400 mm en Pilcaniyeu.

 

El agua es el elemento vital que determina el desarrollo de la vegetación y su disponibilidad genera las agrupaciones vegetales en la forma de un verdadero mosaico de vida prácticamente único en el mundo. Es así como en Puerto Blest – Laguna Frías lluvias de 4.000 mm anuales permiten el desarrollo de una selva exuberante, denominada Selva Valdiviana, compuesta por alerces, ciprés de las guaitecas, caña colihue, lianas, helechos, etc. En la zona del cerro Catedral, con 2.000 mm anuales, se conforma el Bosque Húmedo dominado por el coihue y, ya cerca de Bariloche, en cerro Otto, el Bosque Seco integrado básicamente por el ciprés. Las faldas de los cerros también se ven cubiertas de lengas, cuyas hojas toman en otoño tonalidades rojizas. En los bosques se encuentran importantes poblaciones de huemul, pudú y huillín pero también habitan el gato huiña, el monito de monte y aves como el carpintero negro gigante y el chucao. Continuando hacia el este la vegetación se hace cada vez más rala, hasta determinar la Estepa Arbustiva semiárida de la Patagonia, dominada por coirones y neneos. En cuanto a la fauna de la estepa, se destacan los zorros, pumas, guanacos y aves rapaces.

 

Este texto fue elaborado en base a información obtenida en: Folletos de Parques Nacionales, Guía Datos y Pase Verde de Parques Nacionales.

Compartir…Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest